miércoles, 19 de marzo de 2014

lunes, 10 de marzo de 2014

Seis mujeres y un whatsapp

Hoy quiero dedicarle esta entrada a mis mamis favoritas!

Cuando estaba embarazada de Ninu me apunté a las clases de preparación al parto de la mutua, más que nada para moverme un poco más ya que también iba a las de la seguridad social. Allí coincidí con un montón de mamás en proceso pero como fui la primera en tener al peque y las chicas nuevas iban entrando no estreché relación más que con una mamá con la que coincidí después del parto, y con la que sigo viéndome y le tengo muchísimo aprecio, guapa!

El caso es que al resto no las volví a ver hasta que un año después, el día de la presentación de la guardería del peque una mami me reconoció, era del grupo de preparación al parto, yo no me acordaba mucho de ella la verdad pero ella se veía súper ilusionada y no le iba a hacer el feo (si lees esto no te enfades guapa). Una vez en casa ya la tenía fichada y pude acordarme del resto de mamás que había por las clases.

El caso es que nos fuimos viendo porque nuestros peques van a la misma clase y me comentó que habían creado un grupo de WhatsApp, que si quería me incluia, a lo cual yo acepté de buen grado y a día de hoy estoy encantadísima de haberme encontrado a esa mami en la guarde de Ninu.

Somos un grupo de seis mamás que nos vemos cuando podemos pero que lo mejor que sabemos hacer es apoyarnos, darnos consuelo, darnos ánimos, compartir nuestros miedos y frustraciones, compartir nuestras alegrías e ilusiones. No tengo palabras para describirlas, nunca había tenido un grupo de amigas y esto me tiene en shock, en el mejor de los sentidos. No sé cómo son con el resto de personas, no tengo ni idea de qué han hecho antes de tener a sus bebés, no sé de qué trabajan algunas, no sé un montón de cosas que sabemos de las personas que nos rodean pero todo eso no me importa. Sé cuáles son sus inquietudes, cuanto amor tienen para por sus hijos y que aún les queda por repartir, conozco sus preocupaciones, los avances de sus hijos, y muchas otras cosas más que hacen que me sienta súper especial. Me abrieron las puertas como a una más y les estoy enormemente agradecida por ser como son y dejarme formar parte de este grupo, de esta tribu, de este circulo de mujeres, comadres, amigas!



Chicas os quiero muchísimo! Intentaré llegar a la semana 37 para poder veros y achucharos a todas ;)

viernes, 7 de marzo de 2014

Estoy embarazada! 2ª Parte. Un pesario cervical y reposo absoluto

Aquí va la segunda parte de éste mi segundo embarazo.

Durante todo el embarazo la peque ha estado encajadísima, con su cabezita masajeándome los bajos internos y en la semana 28 cogí una gripe horrible. Fiebre altísima durante 3-4 días, malestar general, dolor de huesos de todo el cuerpo, pero lo peor de todo fue la tos que me duró 13-14 días. Me daban unos ataques de tos que me tenía que agarrar los bajos porque parecía que se me iba a salir la niña en una de esas.

En la semana 30 tenía visita con la comadrona, el día 04/02/14. Todo estaba bien hasta que me estiró en la camilla para medirme la altura uterina, la cual le pareció un poco bajita y me programó una eco de control para la misma tarde.

En la eco me midieron a la peque y efectivamente viene muy pequeñita, de peso 1,250g y se dispone a mirarme el cuello del útero porque le había dicho que no sabía si había tenido contracciones pero que creía que sí y que cada vez que tosía parecía que se me salía la niña (la tengo encajada desde el primer día, en todas las ecos tienen que acabar con una vaginal para tomarle las medidas de la cabezita y mirarsela por dentro). Empieza a medir y me vuelve a preguntar lo de las contracciones, y cuando acaba me dice muy tranquila que ahora mismo llama al hospital para que me miren porque tengo el cuello del útero un poco corto. No me preocupo en exceso y leo los resultados, que como es la primera vez que veo algo así no no sé si es preocupante o no: Longitud cervical 13mm con amplio funneling y longitud cervical real 7mm. Ala! Con eso y la mosca un poco ya detrás de la oreja me entran en urgencias enseguida.

En urgencias tampoco me explican mucho pero algo empiezo a olerme. Me ponen en monitores una hora que sale planísimo y después eco vaginal para comprobar. Mismos resultados y entonces empiezan a hablar algo más claro, no sin antes destrozarme mis bajos con un tacto para comprobar el estado del cérvix (resulta que lo tengo muy posterior y la vagina profunda...).

Me dicen que 7mm de cuello (aunque le cabe un dedo está duro) es muy poco para 30 semanas y que el protocolo les dice que me tienen que derivar al hospital de referencia que tiene UCIN y que me van a hacer analíticas de sangre y orina para ver cómo está todo, luego una dosis de corticoides para madurar los pulmones de la niña, y es ahí dónde me quedo blanca como la bata y se me cae el alma a los pies.

Me hacen todo lo que habían dicho y me llevan en ambulancia al hospital de referencia (sin comentarios como me sentía). Llego a urgencias y más de lo mismo, eco+tacto+monitores, y todo igual. Me dicen que me ingresan por APP (amenaza por parto prematuro) y que las posibilidades que tenemos son 3 que hay que estudiarlas pero que la primera queda casi descartada: 
   1.- simplemente reposo,
   2.- pesario cervical que no es invasivo y (más info sobre el pesario aquí)
   3.- cerclaje cervical que ya es una intervención.

A los cuatro días de reposo absoluto con permiso para ir al baño, después de analíticas y exudados + monitores diarios + ecos con mismos resultados, me ponen el pesario y al día siguiente me dan el alta con reposo relativo. Decir que con el pesario parece que el cuello del útero está en 19mm (que yo dudo bastante pero bueno).


Al día siguiente, domingo 9, me voy a urgencias por sangrado (más que sangre era rosado pero toda el agua del wc estaba muy rosa). Allí más de lo de siempre, eco + intento de tacto (la chica pasó después de intentarlo un par de veces) + monitores planos, y para casa porque no tengo contracciones y no hay líquido amniótico.

El martes siguiente tenía eco (la visita para el día siguiente, ni son muy listos con app darme dos días diferentes para algo que se puede hacer un mismo día) y la gine me dice que ahora vuelvo a estar de 7mm que me manda a visita con el que me tocaba al día siguiente porque no es normal que me hagan volver. Ah! La niña estaba en percentil 6 la semana anterior y en esta habíamos subido a 15, algo es algo, al menos estaba rondando ya el kilo y medio.

El gine me ingresa al instante y dice que es para tenerme más controlada, que como no tengo contracciones o no las noto no se sabe cómo va a ir la cosa, que allí a la mínima pueden hacer algo pero que en casa es más complicado, me iban a tener entre 10 o 15 días. Esto es el miércoles 12, yo de 31+1, y el viernes pasa el gine de planta que es el que me puso el pesario y me da el alta y visita para después de diez días.

El día 24/02/14 me visita el médico y me manda un completo para cuatro días después, venga que lo del reposo absoluto quiere decir darse paseítos hasta el hospital… Pues nada cuatro días después 28/02/14, estoy allí haciéndome analíticas, ecos y visita. Los resultados parece que son algo distintos, al parecer ahora el cuello del útero está en 15mm. Esto de las medidas y los ecógrafos no es nada exacto pero lo que sí está claro es que mi cérvix es casi inexistente. El médico me da visita para la semana 35, una cajita de heparina inyectable para evitar trombos por el reposo y que si sigo aguantando el pesario me lo quitarán en la semana 37.

Y esta es mi relación pesaril hasta el momento, reposo absoluto desde la semana 30 y ya estoy de 34+3 y aguantando. Parece que Nineta está a gustito con el gorro que le han puesto y por el momento no tiene intención de salir, aunque creo que ella nunca ha tenido intención de salir tan pronto sino que ha sido por las circunstancias que casi se cae.

Mi reposo y Nineta removiendo mis interiores



Estoy embarazada!

Estoy embarazada! Pero no de 4, 6, 10, 12 semanas… no no no! Estoy ya de 34+3. Ya sé que es un poco tarde para soltarlo como notición pero es que hacía mucho que no pasaba por aquí.

Este embarazo está siendo totalmente distinto al primero, y es que con Ninu es mucho más complicado descansar cuando quieres, ahora es cuando puedo o me dejan o no, porque el peque sigue durmiendo a su manera y eso significa que los demás no dormimos.

Siempre habíamos tenido muy claro que queríamos más de un hijo y que no se llevarían mucho tiempo entre ellos, ya que tanto miaunnomarido y yo nos llevamos con nuestros hermanos 5 y 7 años respectivamente. Y la fecha de la búsqueda se adelantó unos meses gracias a mi despido, así que cuando Ninu cumplió el añito nos pusimos manos a la obra.

Como con Ninu me quedé embarazada a la primera, y lo supe el mismo día de la concepción! Es muy raro pero lo supe, así que cuando faltaban cinco días para que me bajase la regla me hice el test de embarazo. Era como el anterior y dijo lo mismo que el de Ninu, embarazada 2-3 semanas!

Nineta en la semana 12

Todo el embarazo prosiguió bien, sin molestias típicas del embarazo salvo el sueño insaciable de los dos-tres primeros meses y en la semana 22 nos dijeron que iba a ser una nena, Nineta.

El resto de la historia se merece otra entrada porque es la que me llevará hasta el día de hoy...

jueves, 20 de febrero de 2014

Historia de un despido

jrmora
Voy a contar la historia de mi despido, no fue muy ético pero allá cada uno con lo que hace, yo tengo siempre la conciencia bien tranquila.

Todo empezó cuando me quedé embarazada de Ninu y lo comenté en la empresa, allá por diciembre del 2011. Fue entonces cuando el jefe me hizo un discurso algo extraño de cómo iba a afectar el embarazo en mi trabajo y que dejase todo bien atado para cuando no estuviese, no sin antes comentar que muchas mujeres están en su puesto de trabajo hasta el día antes de parir.

El comportamiento de mi jefe y mi superior empezó a cambiar, era algo que no se percibía desde fuera, pero yo notaba que su trato hacia mí era distinto. A todo esto yo ni caso porque estaba entusiasmada con mi embarazo y mi próxima maternidad. En la semana 28 mi médico me dio la baja (ciática, hemorroides, muchísimo trabajo y estrés…) y yo iba pasando por la empresa cada semana a llevar mis partes hasta justo el día antes de parir. Es justo en ese momento cuando yo ya no contaba para la empresa, ni se preocuparon en saber de mí después de tener al niño ni en todo el tiempo de baja por maternidad.

Cuando me reincorporé al trabajo, a mediados de diciembre del 2012, hacía mis ocho horas como el resto de trabajadores pero no voy a negar que me costó muchísimo separarme del peque, y que en el trabajo tenía la cabeza en otro sitio, pero eso no repercutía ni en mi trabajo ni en la calidad de todo lo que hacía.

Los días iban pasando y todo empezó a hacerse más evidente, no me daban proyectos, no se dirigían a mi cuando entraban en la oficina técnica, no me tenían en cuenta para tomar decisiones en las que antes siempre había participado, no me llamaban para acudir a las reuniones de oficina técnica, no hacía ningún curso… Y todo esto no podía ser por la crisis porque en la oficina técnica éramos dos y mi compañero estaba hasta arriba de trabajo y sí formaba parte del equipo. Me estaban apartando y dejando sin trabajo, yo diría que eso tiene un nombre… Hasta organicé catálogos y archivadores por no quedarme de brazos cruzados, que ocho horas dan para darle muchas vueltas a la cabeza.

Pasaron entre 5 y 6 meses y tomé la decisión de pedir la reducción de jornada que al final no salió como yo quería pero pasaba de enfrentamientos y malas caras, así que acepté lo que me dijeron. Justo el día que tenía que empezar mi reducción, el 1 de junio, mi jefe me llamó para que fuese a su despacho y allí mismo me invitó a irme. Me dijo que yo no estaba bien allí, que había cambiado y que él me hacía una propuesta (ante mi negación a todo lo que decía), que me lo pensara durante esa semana y a la siguiente hablaríamos. Yo acepté lo que me propuso y nos dispusimos a estudiar todas las opciones posibles ya que mi jefe es un gran pirata, de esos que llevan parche en el ojo y garfio, así que en la siguiente reunión presenté yo mi propuesta. Las cosas van como van pero yo estaba muy tranquila hasta que vi que ese mismo día ya tenían entrevistas para mi puesto, sin saber si yo aceptaba lo que me habían dicho y me iba a ir o a quedar... Pasó toda la semana y yo no tenía ninguna respuesta pero sí que seguían haciendo entrevistas, hasta que llegó el viernes día 14 de junio y a una hora de finalizar mi jornada me llaman y empieza todo el papeleo, aceptan lo que yo propongo pero debemos ir al banco a sacar todo el dinero para darles una parte en negro. Intento decir adiós a todo el mundo sin entrar en detalles solo diciendo que ya no iba a volver, mi jefe estaba esperándome en la puerta que cerraban los bancos. Pues al parecer a mi superior le sentó fatal que me fuese así tan como si nada porque parecía que todos los años que habíamos trabajado juntos no significaban nada. Encima! Se lo montan todo a escondidas entre los dos para echarme y coger a otra persona, y tengo que ir a darle las gracias? Mira guapete yo soy mucho más que todos vosotros juntos, nunca he despreciado a nadie, ni le he obligado a hacer más horas que un reloj mientras yo estaba de juerga por ahí, ni le he hecho ir a trabajar en sus vacaciones, ni le he infravalorado hasta dejarle a la altura del betún, ni le he insultado delante de toda la oficina, ni he cuestionado su palabra, ni le he hecho sentir como un mueble más del decorado, ni muchas otras cosas más que he tenido que aguantar desde que se me ocurrió la estúpida idea de ser madre.

Y esa es la historia de mi despido, de la gente en general nunca más se supo, solo sigo hablando con un par de personas de allí y no necesito a nadie más, no por favor. Desde que salí de allí soy otra, diría que mucho más sabia porque me enseñaron muchas cosas que no saben, he crecido como persona y soy mejor gracias a ellos. Así que desde aquí les agradezco todo lo que me hicieron y lo que no, yo debía aprender la lección y creo que lo hice, muchas gracias ;)